diesel camiones editorial236

En los tiempos que corren, esta afirmación supone, por si sola, un acto de rebeldía, poco más que declararse un reaccionario anclado en lo antiguo, cuando no directamente un radical antisistema. Pero lo cierto es que, nos guste o no, al diésel le queda un largo camino por recorrer. Eso sí, habrá que ver cómo y con quien comparte mercado, que, a dia de hoy, es una de las incógnitas que atenazan a una industria, la de la automoción, deseosa de tener una hoja de ruta clara sobre la mesa.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES

 

FACEBOOK LIKE