Editorial: #mientraselcuerpoaguante

editorial abril

#Eltransportenopara, y con él la sociedad, que sigue teniendo en las tiendas, en las farmacias, incluso en sus casas,  productos de primera necesidad y otros mas prescindibles. Pero las consecuencias de esta crisis  van a pasar factura sin  ninguna duda  al transporte por carretera, igual que a otros muchos sectores industriales.

 

Los que trabajamos diariamente codo con codo con este sector, ya sabemos que no son héroes...  son profesionales…y lo son ahora,  en estas circunstancias excepcionales, donde no cabe otra cosa  que dar lo mejor de uno mismo, y siempre, porque esta profesión es dura, y poco agradecida

En las horas más críticas que recordamos, con una pandemia asolando no solo nuestro país, sino buena parte del mundo,  el transporte por carretera ha tenido que asumir  un papel fundamental para que nuestra sociedad no sucumbiera al caos provocado por  el desabastecimiento de  productos que consumimos a diario y que son básicos y necesarios para nuestras superviviencia .  

Llama la atención como ahora  la sociedad en general, alertada por esa opinión pública generada en los medios de comunicación que  ha ignorado sistemáticamente al sector del transporte, clama por este sector y lo visualiza, junto a otros de mejor prensa, como los profesionales que con sus actos heroicos, y poniendo en peligro su propia vida, están luchando en la primera línea de la contienda para salvarnos a todos nosotros.  A esas personas siempre las hemos llamado de una manera: héroes.

Sin embargo, muchos profesionales consultados por este medio  rechazan el calificativo de “héroes” con el que muchos medios de comunicación (no especializados) se han referido a ellos durante el tiempo que llevamos padeciendo esta alarma sanitaria, que nos ha confinado en nuestras casas y ha paralizado un país, un continente y, de momento,  medio mundo.  Y puntualizo lo de medios no especializados, porque los que trabajamos diariamente codo con codo con este sector, ya sabemos que no son héroes...  son profesionales…y lo son ahora,  en estas circunstancias excepcionales, donde no cabe otra cosa  que dar lo mejor de uno mismo y siempre, porque esta profesión es dura, y poco agradecida (en muchos sentidos) y entraña una responsabilidad que solo con un alto grado de profesionalización se puede llevar a cabo.

Esta pandemia está dejando al descubierto otras realidades intrínsecas al transporte, además de su alto grado de compromiso con la sociedad. Me refiero a las malas condiciones en que muchos profesionales se ven obligados a realizar su trabajo.  Lo hemos visto con la falta de lugares donde poder descansar de manera digna; asearse después de llevar muchas horas al volante,  comer algo caliente para saltarse de vez en cuando  la “dieta del bocata”…relajarse y dormir incluso fuera de la oficina con ruedas en la que se convierte la cabina del camión. 

Tampoco dice mucho de ellos la actitud de los cargadores,  que habitualmente se valen de su posición de dominio para exigir  la realización de trabajos que no les corresponden y que no deberían realizar en ningún caso, menos en estas circunstancias,  como la carga y descarga. 

#Eltransportenopara, y con él la sociedad, que sigue teniendo en las tiendas, en las farmacias, incluso en sus casas,  productos de primera necesidad y otros mas prescindibles. Pero las consecuencias de esta crisis  van a pasar factura sin  ninguna duda  al transporte por carretera, igual que a otros muchos sectores industriales. Esperemos que igual que cuando se nos ha pedido un esfuerzo enorme a todos nosotros, más si cabe a quienes han seguido trabajando en primera línea, cunado empecemos a salir dispongamos de la necesaria ayuda para recuperar la vida que dejamos en stand by un 14 de marzo

Como siempre, esperamos vuestros comentarios!

 

 

Escribir un comentario

 
 

SÍGUENOS EN REDES

 

FACEBOOK LIKE