Transporte por carretera: diálogo contra reloj

editorial transporte carretera dialogo

El sector apura la negociación  con los ministerios con competencias en transporte por carretera,  sobre los que pende la “espada de Damocles” de un conflicto nada deseado. La pregunta es:  ¿está el sector suficientemente unido como para, llegado el caso,  forzar una negociación por la vía de la fuerza?

 

Cabe preguntarse por la efectividad de ese tipo de medidas drásticas.  Más aún cuando se percibe (la primera la propia Administración) que estamos ante un sector tremendamente fracturado, desunido y enfrentado  por una amalgama de intereses muchas veces opuestos. Y claro, si cada uno hace la guerra por su lado, la derrota es un hecho.

Estos días hemos asistido a como el sector del taxi ha salido a la calle a reivindicar unos derechos (justos o no, eso ahora no importa) haciendo uso de ese derecho a movilizarse, a socializar los problemas de un sector a toda la sociedad, que sufre los  inconvenientes, en mayor o menor medida según sea la capacidad de presión del colectivo de turno.

El objetivo no es otro que encontrar un espacio de negociación, que al principio parece cerrado, porque, ya lo dice el dicho, “el que no llora no mama”.  Eso es lo que le ha pasado tradicionalmente al transporte por carretera, al menos desde que  en la década de los 90 se llevaron a cabo las últimas grandes movilizaciones, de esas que ahora  no se entienden y se critican, colocándolas en la frontera de los “antisistema”.  

Cabe preguntarse por la efectividad de ese tipo de medidas drásticas.  Más aún cuando se percibe (la primera la propia Administración) que estamos ante un sector tremendamente fracturado, desunido y enfrentado  por una amalgama de intereses muchas veces opuestos. Y claro, si cada uno hace la guerra por su lado, la derrota es un hecho.   

Por eso, en este último envite del sector,  auspiciado por el Comité Nacional del Transporte en aparente armonía, el Ministerio de Fomento, ha optado por sentarse a negociar, no porque temiese las desastrosas consecuencias de un paro patronal auspiciado por el Comité Nacional, sino porque entiende que de la veintena larga de medidas que pide este sector, bastará con  ceder en algunas cuestiones, de momento franqueables (mientras no nos venga impuesto desde Europa), caso de la euroviñeta, o prometer (promover, en el lenguaje administrativo) la defensa del sector ante otros organismos con competencias que afectan al transporte, caso de la Dirección General de Tributos del Ministerio de Hacienda con la inclusión en el régimen del gasóleo profesional de la totalidad del transporte profesional de mercancías sujeto a autorización de transporte profesional o el Ministerio de Transición Ecológica el establecimiento de ayudas por inversión en vehículos menos contaminantes mantenimiento del principio de neutralidad energética, así como la desgravación fiscal asociada a la inversión en estos vehículos.   

Mucho más importante, por tratarse de una disfunción estructural del propio sector, vamos, uno de esos males que lo aquejan desde el inicio de los tiempos,  es la mediación ante  el Ministerio de Justicia para conseguir  la desaparición de la posibilidad del “pacto en contrario” en la Ley de Contrato de Transporte, que, a efectos prácticos, deja en “agua de borrajas” cuestiones tan importantes como  los plazos de pago, cláusula de revisión del precio del combustible o  las operaciones de carga y descarga,  conscientes de la situación de desequilibrio negociador entre la empresa transportista y sus clientes.

Sólo la no consecución de esta medida justificaría, a nuestro juicio, la ruptura del diálogo con la Administración, porque, Fomento, no puede ampararse  en un simple “yo lo intenté, pero no me hicieron caso”. Aún siendo el departamento de referencia para este sector, no es el único con competencias, y todos ellos deberían sentarse a la mesa, sin intermediarios que sirvan para diluir las responsabilidades.


Las mesas negociadoras son un recurso útil por tiempo limitado, muy limitado en el tiempo, y hace bien el Comité nacional en exigir celeridad en la toma de decisiones, porque, salvo pequeñas concesiones, han pasado dos meses y los avances son más bien escasos.

Como siempre, esperamos vuestros comentarios!

 


Os invitamos a descargar la revista de este mes, haciendo clic en la portada:

 

autonomosenruta febrero 2019  LOS TEMAS DE FEBRERO  

- Autónomos
  ¿QUÉ APORTA COTIZAR POR
  CONTINGENCIAS COMUNES?
- Informe EuroRap
  DEMASIADO RIESGO
- Mercado V.I.
  COMPÁS DE ESPERA
- Pruebas
  IVECO STRALIS NP 460 GNL
  MB SPRINTER 314 CDI
- MAN DigitalService
  Simplificando el transporte
- Editorial
  DIÁLOGO CONTRA RELOJ
... y mucho mas!
 
 
 

Comentarios  

+1 #2 benito armero 06-02-2019 11:09
gracias Xavi por tu extenso comentario, que, en general, me parece bastante acertado. Desde esta publicación hemos defendido a ultranza un cambio en la fórmula de representación dentro del Comité Nacional, que recoja una "fotografía" más exacta de cómo es este sector y la realidad que a muchos duele, que no es otra que en este país el 80% de las empresas transportistas tiene menos de 3 vehículos, aunque su representación en este órgano no responda a esta realidad.
Nos gustaría escuchar más voces representativas del transporte, no sólo las que provienen de cauces mas "institucionale s", así que te animo a que compartas con nosotros (y con todos nuestros lectores) vuestras opiniones.
un saludo
+3 #1 Xavi Navarro 04-02-2019 22:39
En primer lugar, agradecerles la invitación a realizar comentarios en sus artículos, que en este caso voy a aceptar. Entiendo que el sector esté sumido en esa eterna nube gris de melancolía del pasado y de pesadumbre por el presente. También entiendo que este medio se haga eco de él, habida cuenta el tiempo que han pasado junto con sus líderes y con los autónomos en general.

Sin embargo, discrepo del tratamiento que se da a la actualidad como parte del "hay que tragar con ruedas de molino" y soportar lo que nos echen. Si bien es cierto que la lucha del taxi nos ha mostrado a una gran mayoría de medios de comunicación haciendo trizas a ese sector, también es cierto que esos medios viven de los ingresos e inyecciones económicas de las grandes familias de este país: bancos, empresas del Ibex 35, etc. y que su compromiso (al dictado) está con los grandes oligopolios empresariales de las mal llamadas economías "colaborativas" . Sin embargo, las movilizaciones de los taxistas sí son un éxito, con todos los sacrificios que están realizando en esta lucha por un futuro para su colectivo, han conseguido paralizar la actividad de las aplicaciones disruptivas en Barcelona, hoy hemos conocido que también en Bilbao y otras muchas provincias y comunidades tienen en sus agendas previsto dar la razón a los taxistas. Y todo ello porque se han movilizado, si llegan a quedarse mudos, como los transportistas de mercancías, acabarían arrinconados y no a mucho tardar eliminados.

Dicho lo anterior quisiera exponer el por qué es un error mostrarse tan "cenizos" con el futuro de las negociaciones para las mejoras de las condiciones de los transportistas. Por lo siguiente:

1º. El CNTC no lo abarca todo, es un interlocutor ante Fomento y sobre todo, no lo olvidemos, es un órgano de consulta. La normativa no la dicta este Comité, normalmente sale del puño y letra de su subdirector, el señor Emilio Sidera. El que los módulos sigan adelante no es cosa del CNTC sino de la presión de algunas organizaciones que se han dirigido directamente a los grupos políticos, estrategia que sigue más de una asociación con resultados más o menos visibles.

2º. Lo que ha presentado el Comité Nacional del Transporte no ha de ser entendido como mejoras para los transportistas, en algún caso si le pasamos la lupa podríamos descubrir que se trata de todo lo contrario (como es el caso de solicitar que se simplifique la Coordinación de Actividades Empresariales, que lo que persigue es reducir la prevención de riesgos laborales de los conductores y desprotegerles más aún ante el empresario cargador). También vemos contradicciones , tales como el que, en este Comité, cuya mayoría (un 68%) es patronal con empresas deslocalizadas solicite un mayor control a las mismas. O que hablen de retirar la cláusula de "pacto en contrario" en el contrato de transporte para la carga y descarga, que suena a música celestial, pero que sigue dejando a los conductores desprotegidos dado que se debería llevar a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, además que por otro lado negocian con los cargadores para que se introduzca el manejo de máquinas en el CAP imposibilitando la negativa del conductor a cargarse o descargarse (donde dije digo, digo Diego).

3º. El Ministerio de Fomento no teme un paro patronal porque sabe a ciencia cierta que no se va a producir. Pudiendo hacerlo entre noviembre y diciembre lo llevaron hasta el 15 de enero, cuando a ninguno de los cargadores (sus clientes) le iba a afectar de la misma manera. Aún así, como "papá cargador" se enfade... Lo que podría temer Fomento es que ese 85% del total de transportistas autónomos, no representado en el CNTC, junto con algunas organizaciones disidentes y, quién sabe, con el apoyo de Fetransa o Fenadismer se pongan de acuerdo, presión a los grupos políticos, presenten sus auténticas reivindicacione s (y no las de la gran patronal, como hace en su mayor parte el CNTC) e incluso decidan movilizarse. Hace muchos años que no veíamos movilizaciones de camiones hasta que a FEAT, Sintraport, Cotraport y otras organizaciones catalanas más se les hincharon las narices. ¿Quién hubiera apostado un duro por ellos? Con el tratamiento dado por su medio posiblemente nadie, pero ahí les tienen, sacaron los camiones y ahora se les respeta más de las distintas administraciones.

4º. Se han equivocado tantas veces en ese susodicho CNTC, han aplicado presión para que la normativa se ajustara a los gustos de los cargadores, se han olvidado tanto del transportista de base, del pequeño autónomo (vilipendiado e insultado como ser "atomizado" por la gran patronal) que han perdido el norte y la gran mayoría de esos autónomos desean un cambio de su representación empezando por la forma de su elección. Ya vemos corrientes en ese sentido y no nos extrañaría que fuesen en aumento.

No todo el panorama del sector circula alrededor de un funesto CNTC. Que se sigan dando palmaditas en el hombro que lo mismo pensaban en la Roma antigua antes de que llegarán las tribus del norte y cambiaran la historia para siempre. Ah, a esas tribus los romanos las llamaban bárbaros y en algo así pensarán los que nos dirigen desde los despachos de Fomento cuando piensan en los que están al pie del camión todo el día dándole a la rosca.

Saludos y enhorabuena por su publicación,

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio

Es necesario registrarse para comentar.

portadas autonomos transporte

Desde aquí puedes conseguir acceso a todos nuestros contenidos:

- Revista Autónomos ¡En Ruta!, pruebas de camiones y furgonetas y separatas especiales:

* De módulos a directa * Distribución urbana * Costes de explotación * Conectividad * Financiación * Telemática en remolques * Especial camiones rígidos y mas...

Recuérdeme

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA

 
 

SÍGUENOS EN REDES

 

FACEBOOK LIKE